miércoles, julio 23, 2008

¡EXTRA! ¡EXTRA! ATAQUE EN EL METRO

. .

La hija de Flojazo irrumpe en el cuarto de meditación, sacando abruptamente a su padre del trance en el que se encontraba.

-¿Por qué nunca se publican mis historias?

-¡Por la espada de San Jorge!, ¿quién osa interrumpir mi comunicación con los mundos superiores?

-¡Pues yo!

-Ah, ya veo ¿Y ahora qué te pasa?, me hiciste caer de culo; la concentración era tan intensa que ya estaba levitando.

-Disculpa, pero es que estoy muy molesta.

-Decidme hija, a qué se debe tu iracundo estado.

-Adivina.

-No puedo; tengo conjuntivitis en mi tercer ojo, y presté la Espada del Augurio.

Recordemos que nuestro héroe fue discípulo de Lobsang Rampa, e hizo buena amistad con los Thundercats, de manera que, a no ser por la afección que le aquejaba y el préstamo que le hizo a un amigo que trabaja para una encuestadora, no se habría visto en la necesidad de recurrir a tanto interrogatorio.

-¿Por qué nunca se publican mis historias?

-Eh, no sé, pero, a ver, ¿qué te ha pasado?

-De todo.

-¿Algo sobrenatural?

-Casi.

-¿Referente a seres poco comunes?, ¿paranormales quizás?

-Puede ser.

-Dime, pequeña hija ¿Lo que te paso fue algo fuera de lo cotidiano?

-¡Claro!

-Vamos bien entonces. Eh, digamos que fue algo que no le pasa a todo el mundo.

-Sí, así es, a pesar de tanta redundancia.

-Entonces es digno de contarlo.

-A eso me refiero. Siempre se cuentan las cosas que te pasan a ti, pero, qué hay con los demás, a mi también me pasan cosas, y merecen ser contadas.

-Bueno hija, a ver, ¿qué fue lo que te pasó?, cuenta, cuuuueeeennnnntaaaaaa…

-Pues fíjate, que esta mañana, una persona se montó en el metro, y vomito encima de mi.

-¡…! Anjá, ¿y qué más?

-¡Cómo que qué más!, ¿no te parece suficiente?

-Eh, dime algo, ¿predominaba un color verduzco en el semblante de esa persona?, ¿sus ojos parecían faros antiniebla?, ¿hablaba en lenguas?, ¿su cabeza giraba?, ¿portaba un crucifijo o, algo?

-No, nada de eso.

-Entonces, ¿qué es lo que se supone deba ser registrado para la posteridad?

-Pero, ¿te parece poco?, ¡me vomito encima!, ¿qué crees?, ¿en verdad te parece poca cosa?, a las siete de la mañana, ¡qué asco!

-Querida hija, a menos que el personaje en cuestión, haya sido un vampiro, un lobo, un aliens o, un leprenchaun borracho, la historia no tiene mayor relevancia; lo siento.

-Pero padre, ¿cómo me dices eso?, si el evento fue de lo más desagradable y comprometedor.

-Entiendo, pero son cosas que pasan a cada rato y no revisten ni reportan un comportamiento anómalo y contraproducente, algo que ponga en peligro la seguridad nacional, por ejemplo.

La chica, furibunda y contrariada, abandona la escena y se dirige hacia donde están su madre y sus tías: Flora, Fauna y Primavera.

-¡Madre Flora!

-¡Qué te hizo tu padre!

-Caramba mamá, deja que al menos termine de soltar mi letanía.

-No hace falta, tu padre siempre, siempre tu padre…

-Qué no hizo, mejor dicho, porque que él haga…-Intervino la tía Fauna.

-Hija, parecieras no conocer a tu padre-Complementó la tía Primavera.

Flojazo escuchaba atentamente desde la habitación; y es que, él, a pesar de todo, no es para nada insensible, él, percibe, interpreta y, entiende. Es por eso que decidió llamar a su amigo por teléfono para indicarle que tenía una historia, una muy buena. Lo conminó a buscar papel y lápiz o, teclado y pantalla para comenzar a descargar toda la información, a fin de que la misma fuese reseñada en el periódico local.

-Anota, rápido, antes de que comience a olvidar detalles. La mañana era funesta y, por alguna extraña razón, se avizoraba un día aciago. La joven abordó el vagón repleto de almas e impregnado con fuertes olores. En el mismo sitio, una criatura misteriosa, de aspecto humanoide, pero que a leguas se le notaban ciertos rasgos que no eran del todo comunes, poco a poco fue acortando distancia hasta que el espacio entre ambas fue mínimo. El vagón del metro se detiene y el efecto de la inercia hace que el cabello de la criatura se mueva y deje al descubierto sus puntiagudas orejas. Era un ser de otro planeta, sin duda, venido quién sabe con qué intenciones, pero que de seguro, no resultarían las mejores. La chica le mira fijamente y, antes de que pudiese reaccionar, se ve cubierta por una sustancia viscosa y heterogénea que sale de la boca del espécimen. Apenas abrió sus puertas, la joven abandonó el vagón. El resto del día, lo pasó con malestares y un humor infernal. Ya el mal estaba hecho, la muchacha había sido inseminada a la manera de los Emesianos, seres andróginos venidos del planeta Emesis, que se reproducen a través del, ¡guácatelas!, vómito…

-Sí Flojazo, buena, muy buena tu historia…como todas… seguro…ya lo creo…

Flojazo colgó el teléfono y prosiguió con su meditación. “Ojalá y mi hija quede conforme cuando lea las noticias”- pensó.
.
.

3 comentarios:

Pequeña Flojaza dijo...

Espilitu de pequeña flojaza leglesa a estalo Zen... Flojazo podel esclibil pacificamente...

Anónimo dijo...

pilota, tiene internet en casa"Alabado sea Diosssss" porque la cantv jamas ni nunca respondio a mis suplicas.
pilota, se pregunta si te llevaron los alienigenas??? o esta es una nueva forma cruel de vengarte porque no te escribi por largo tiempo!!
En caso tal..Villano!!..en caso contrario..perverso, no ves que se te extraña!!

Níyume dijo...

Risas Mercurianas y un abrazo Mercuriano de ex vampira.