viernes, abril 03, 2009

Bolas de Helado

.

Deseo se quemen mis neuronas,
y que se enfríen mis ganas de ahorcar personas.
Este país se durmió en la resaca,
y del letargo nadie lo saca.

Aquí la cosa pasa y no pasa,
aquí la gente trabaja y relaja.
Todo sube, nada baja,
vivimos al filo de la navaja.

Así es esto,
no hay manifiesto;
encierran al inocente
aplauden al funesto.

Seguimos haciendo maromas,
endureciendo la carne e ignorando hormonas.
“Qué te parece compay”, diría Rubén,
mientras muchos piensan, que todo está bien.

Cadena perpetua, pa’l que rezonga,
viene el “vivo”, y se lleva su “milonga”.
Si estás conmigo, tú estás bien,
si no lo estás, te veo en el andén.

Te empujo y te zumbo,
pa’que no chilles;
no quieren que subas,
más bien que te humilles.

No quiero que crezcas
más bien que perezcas,
que trabajes por poco
y que te vuelvas loco.

Es como piensan los que están arriba
y al de abajo lo engañan con la diatriba.
Que ser rico es malo, ser pobre es bueno,
hasta cuándo venden tanto veneno.

Estos versos no tienen métrica
más bien fonética;
más bien rabia guardada,
más bien impotencia enfadada.

Estos versos no tienen estilo,
su calidad, pende de un hilo.
Yo en realidad lo que quiero es gritar al cielo:
“¡Coño, saquemos las bolas del hielo!”

.

Nota: Deseo también deslastrarme de la influencia de Tego y Calle 13... (Nooooooo, qué va....)

3 comentarios:

nano dijo...

.:.

sería de pinga que hicieras el ejercicio de escribir de nuevo este poema (que te quedó del carajo) pero quitándole la rabia que tiene encima, sería como cambiarle de piel (o de vestido)...

Has el intento a ver que sale...

.:.

Lémur dijo...

jejeje... ta'gueno nano, déjame ver...

Salud!

Anónimo dijo...

Grande mi Lémur!! mejor no puede estar... ¿tu como que antes rapeabas? jijijiji :)