miércoles, agosto 05, 2009


.
El señor Bendayan, un buen día, harto y hastiado, decidió acabar de una vez y para siempre, con su existencia; por eso tomó el control remoto de su televisor, se lo puso en la sien y… se disparó un absurdo comercial de galletas para perros…
.
.

2 comentarios:

Víctor Mosqueda Allegri dijo...

Excelente microcuento. Muy bien elaborado. Tiene todos los elementos que un buen microcuento debe tener.

Lémur dijo...

Gracias bró, por la visita y el comentario.