jueves, noviembre 23, 2006

Cuento de Terror



Mediante manipulación genética, cirugía microscópica, tecnología de punta, ciencia cibernética y energía nuclear; se logró la creación de un espécimen único.

Una mezcla de licántropo y vampiro con extremidades biónicas y los poderes de los cuatro fantásticos.


-¡Es una bestia, tío! – Dijo Paco.

-¡Jolínes!- Exclamó Manolo.

-¡...!- Antonio no dijo nada, se quedó boquiabierto...


Una expresión de júbilo y victoria, se dibujaba en el rostro de Víctor. Igor se frotaba las manos.


-Igor.

-Sí, maestro.

-¿Los gallegos terminaron de cambiar el bombillo?

-Sí, maestro.

-Y ¿por qué tres gallegos?

-Porque uno sostiene el bombillo, mientras los otros dos lo cargan y lo hacen girar, maestro.

-Qué inteligentes, Igor.

-Sí, maestro.

-Diles que se vayan, Igor.

-Sí, maestro.
----------------------------------


La bestia permanecía en la mesa de operaciones, conectada al extraño aparato que la mantenía con vida. Sólo faltaba colocarle el cerebro. Éste fue concebido aparte de los demás órganos. Engendrado a partir de células de otros cerebros.

Igor se acercó a Víctor, tembloroso, dubitativo.

-Maestro.
-Dime, Igor.

-No sé si decirle esto, maestro.

-Habla, Igor.

-Los gallegos me confesaron, que mientras cambiaban el bombillo, uno de ellos se cortó un dedo.

-Y qué hay con eso, Igor.

-Su sangre cayó en el recipiente donde está el cerebro de la bestia, maestro.


El maestro perdió toda compostura y parsimonia. Ahora se mostraba agitado, colérico, furibundo.


-¡EL CO...!

-Shhhhhh... Maestro, no ensucie su boca con vulgaridades como esa. No se lamente.
-Pero cómo no se la voy a mentar, Igor. El cerebro se contaminó, no lo podemos usar. De qué nos servirá una bestia con tanto poder, pero sin cerebro. La idea era que dirigiera nuestro ejército de zombis y conquistara el mundo. ¿Ahora qué haremos, Igor?
-Igual servirá para comandar, maestro. Los zombis no repararan en si es inteligente o no, sólo le seguirán. Y con todo su poder, podrá hostigar, amedrentar, destruir y dividir, maestro.

-No Igor, yo pensé en alguien con fuerza e inteligencia. Imbatible y con ideas renovadoras. Alguien que guiara nuestras huestes con sabiduría y estrategia organizativa. Las células que utilicé, eran las de grandes estadistas y gerentes exitosos. No Igor, no sirve. Desconéctalo.

-Pero maestro...

-Se convertirá en un dictador. Igor, por favor, desconéctalo.


Igor, salió del laboratorio. Tomó su abrigo, sus guantes, la bufanda, un maletín y se fue. El maestro, continuaba lamentándose de su infortunio. Los gallegos, seguían cambiando bombillos, ajenos a lo que había sucedido. De vez en cuando se preguntaban, qué pasaría con aquella bestia semi-robótica, esa maravilla que por lo que le habían escuchado decir a Igor, era lo máximo.
Con respecto a la bestia, no hay certidumbre de si fue desconectada...



Dibujo de Luis Royo

5 comentarios:

Eduardo dijo...

Pueeees yo creo que IGOR era el más inteligente, y que además iba a Traicionar a su maestro al momento de la rebelión zombie, sino porque tanta insistencia. Igor es el malvado del cuento... ja! tan claro todo.

¿O serán los gallegos los buenos, y no tontos?...

SUAVE CARICIA dijo...

despues leo el cuento a la noche para que me de miedo...jajajaj
besos

SUAVE CARICIA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SUAVE CARICIA dijo...

me encantó tu cuento,
aca en Chile, sin tener que hacer una bestia artificial,ésta nos gobernó 17 años y no crearon un cerebro especial, venia con el.
Aún sus acciones pesan en el recuerdo, en la memoria de nuestro pueblo, algunas actos y muertes que realizó y en las condiciones horrorosas que fueron echas , recien se estan sabiendo , las personas estan perdiendo el miedo a hablar de lo sucedido.
sabes el cerebro del disctador que nos goberno por años, deberian haber usado en tu cuento, mejor no, fue mucha la crueldad, y los dolores que provoco, aunque sea en cuento no quisiera que se repitiera, aun duele esas vivencias.
Ese si que fue un gran cuento de terror.

dejo suaves caricias
y
un beso enorme .

8:57 AM
Suprimir

Anónimo dijo...

este cuento parece de risa y para mi gusto esta aburrido.