jueves, noviembre 02, 2006



En algún lugar de Transilvania. Tres celebridades se dieron cita: El Hombre Lobo, Drácula y Frankenstein.

El motivo de la reunión. Tomar la última y más importante decisión, en su ya larga y terrorífica trayectoria: El retiro. Sí, el retiro. La jubilación, el momento de colgar la capa, los colmillos, las garras, los tornillos, en fin. Dar por terminada su carrera de horror, espanto y abominación.

Ya habían adelantado los trámites de la pensión en el seguro social. El Hombre Lobo tuvo que darle una “mordida” al funcionario público para que agilizara el papeleo, ya que los documentos de aquel trío, estaban en el archivo muerto.

Sólo faltaba la fecha y los preparativos de la despedida. Tenía que ser un gran funeral, algo apoteósico, de espanto y brinco.

-Quiero una gran jaula llena de murciélagos, para que sean liberados al momento del cierre de la ceremonia.

-Está bien, Drácula. Yo por mi parte, quiero un coro de coyotes aullando toda la noche –dijo el hombre lobo.

Frankenstein lucía distraído, meditabundo. Drácula llamó su atención:

-¿Qué pasa Frank? Pareces ausente. Como muerto, si me perdonas la expresión.

-No sé, Drac. Creo que esto del retiro me tiene algo nostálgico.

-No es para tanto Frank – intervino el lobo - piensa en como va a quedar todo ¿Te imaginas la cara de los invitados? Se van a moooriiiiirrrrr. Bueno, es un decir…

-Sí, ya lo sé lobito. Pero no puedo evitarlo, han sido muchos, muchísimos años trabajando en esto del terror. Tantos, que ya algunas partes de mi cuerpo, están en avanzado estado de descomposición.

-Me lo dices a mí, que casi pierdo la cola en la última huida. Ya no soy el mismo de antes. No se lo digan a nadie, pero mis patas ya no responden igual. Uso dentadura postiza, peluquín y un abrigo de piel. Ahora sí es verdad, que no tengo ni un pelo de tonto...

-En cambio yo, estoy igualito – interrumpió el vampiro -por eso quiero retirarme dignamente, antes de verme como el abuelo de “Los Monster”, y volviendo a lo que nos trajo hasta acá, tenemos que escoger los ataúdes en donde descansaremos en paz. A ver Lobo ¿Cómo quieres el tuyo?

-El mío tiene que ser en acrílico, fibra de vidrio o algo así. No quiero nada de madera, con el olor a árbol me dan ganas de orinar, con apenas sentir ese aroma, la patita se me levanta sola. Además, quiero colores alegres, por dentro tiene que estar forrado en peluche color fucsia.

-¿Cómo es la vaina? – Saltó Drácula.

-Peluche color fucsia ¿Por qué? ¿Pasa algo?

-¡Coño, vale! Había visto perros de agua, pero un lobo pargo… Y tú, Frank.

-El mío, que por favor no sea de metal.

-¿Y eso? – Interrogaron al unísono, los otros dos.

-Es que después de tantas descargas eléctricas, ya parezco un imán ambulante. ¿Se imaginan pasármela despegándome de un lado y de otro del ataúd, a cada rato?

-Te entiendo, Frank – consoló Drácula.

–¿Qué les parece este combo de oferta que tiene la funeraria “Mortusfreskus”?- Dijo el lobo, sacando un folleto del bolsillo de su abrigo.

-Urna de madera importada del desierto del Sahara, una corona hecha con flores de muerto, y misa negra cantada por una Banshee.

-Parece buena – exclamó Frankenstein – pero no sé, hay algo que no me cuadra en esa oferta ¿Tú qué opinas, Draculín?

-Para empezar, tampoco quiero madera, me recuerda a las estacas. Nada de metal, no tiene estilo. Mármol, de mármol importado. Suaves cojines forrados en seda. Totalmente hermético y a prueba de caza vampiros.

La discusión continuaba, exigencias y requerimientos iban y venían, y los protagonistas de esta historia, no se percataban de que muy cerca y en ese mismo instante, estaban en ejecución, asaltos, asesinatos, desalojos, invasiones, violaciones, hurtos, peleas y riñas. En torno a ellos, un mundo anárquico y caótico se desarrollaba, pletórico de hechos bochornosos y fuera de toda ley.

Lástima que estén por retirarse, pero no importa. El horror, el terror y lo escalofriante, no acaba. Así que no se preocupen, más bien, teman, que esto no termina. Muuuaajajajajajaja...

4 comentarios:

Nocheoscura dijo...

Muy bueno.

Y sí, la realidad supera a la ficción.

Eduardo dijo...

Jajajajaja! A mi me encanto el toque burlón que le pusiste a los personajes, muy bueno...

Ya me iba imaginando el final, pensaba, "pero bueno y estos que tanto discuten si igualito van a estar muertos y ni cuenta se vana dar de que todo va a seguir sin ellos, DIOS!"...

Me acorde de un capitulo de "Bullshit" de Penn & Teller, donde discutian todo este negocio multimillonario de las funerarias, todo un fraude.

Draculín?, Lobo Pargo? Seguro Social? jajajaja... buenísimo todo eso.

Bueno "Hermano" me gustan estas historias, y menos mal que nos diste de comer con esta.

Saludos y SUERTE!

Isa dijo...

muajajajajaja inspirado en halloween? en ratones y pegasos? o en una odalisca que se pierde en rojo. Me encantó la historia... final inesperado ;) muajajajaja happy halloweennnnn

SUAVE CARICIA dijo...

jajajajaja, como lo dejas incocluso...jajaja viste que debere volver por el final...jajajaja
aunque asi tendre una excusa, par que no se vea tan feo que vuelvo muy seguido, en cuanto al escrito
me gusto esa parte donde enfocas que mientras pierdes tiempo en discutir leseras, el mundo continua, y toda lo que sucede en el tambien, y nada haces porque estas metido en una discusion estupida, a veces es solo que no te preocupas de mirar a tu alrededor
dejo una suave caricia
y
una estela de besos que te ayuden a marcar las cosas importantes de la vida

como por ejemplo, visitarme...jajajajaj
cuidate