martes, enero 30, 2007

Tercera parte.

Florence Griffith



III

Ruth, miraba una y otra vez al reloj. Ya debía estar levantada. El letargo no la dejaba moverse y la modorra era insufrible. La cabeza. ¡Ay! la cabeza.

Parecía que los siete enanos de Blanca Nieves habían encontrado oro en la cabeza de Ruth. Martillaban y martillaban. Movían sus mandarrias y sus picos de arriba hacia abajo, con firmeza y precisión. Martillaban y martillaban.

Siete y treinta de la mañana. A las ocho, tenía que estar en su trabajo. Media hora para acicalarse, vestirse, desayunar y salir. “Sería un record” – Pensó.

La ropa desparramada en el piso, la cartera abierta encima de la cómoda, los zapatos, uno a cada lado de la cama. Se levantó y comenzó a revisar todo: Los bolsillos de su pantalón, los de la chaqueta, la blusa, la cartera.

Olía cada prenda. Bosque, tierra. En medio del aturdimiento, le venían vagas imágenes: Árboles, ramas, arbustos, grama, brisa fresca y después calor, mucho calor.

“No pensé que esa fiesta al aire libre sería así. Jamás imaginé que estaría tan… tan…”

Hacía un esfuerzo por asegurarse de que había estado allí y lo recordaba todo. Pero lo que en realidad tenía en su cabeza, no eran más que sombras, suelo, vegetación, y una jaqueca de los mil demonios que no la dejaba concentrarse en romper el record de la mujer más rápida del mundo. ¡Ah! Y había algo más. El sonido de una sirena, ¿o sería un aullido?

Un baño de agua fría, un café y un analgésico. Luego el maquillaje, la ropa y de último, el cabello a medio recoger. Un ensayo de peinado. Un experimento con peinetas y ganchos. “Ya está, no hay tiempo para más” – dijo.

Ruth, salió disparada. Pensando en su desayuno de acetaminofén y cafeína; pero ya era demasiado tarde, hasta para un vaso de jugo. Además, tenía reunión con su personal en el archivo de los tribunales. Miró nuevamente su reloj de pulsera y pensó que la gente del Libro Guinness debía seguir esperando.

Le encantaba eso de “su personal”. Dos pasantes de la universidad que le habían asignado. Futuros archivólogos, como ella. Mario y Lucia, entusiastas y proactivos, siempre con nuevas ideas y una sugerencia a flor de boca. Muy distintos a Ruth, su supervisora; quien se divertía llamándolos: “Los Archicomodos”

Mario y Lucia se miraban las caras, revisaban una y otra vez sus relojes. A ratos, se quedaban observando fijamente la puerta del archivo, como esperando abrirla con la vista. Hacía ya más de media hora que debían estar dentro del archivo, pero según Ruth, sólo ella tenía la potestad de abrir “La Cámara de los Secretos”.

.
.
.
(Continuará...)

.

Primera parte

Segunda parte

7 comentarios:

Eduardo dijo...

¡Ja! Esta "maraña" cada vez es está más enredada. Trato de unir cabos, ya sabes, como si de un misterio de esos que me gustan se tratase, pero nada, estoy en blanco.

La fiesta, los retardos, las obligaciones, ¿Como ocurrieron las invitaciones?...

¡Parece un episodio de LOST! Cada vez más preguntas y ninguna respuesta ¡Jajajajaja!...

Por cierto, te debo un mail-respuesta, pero el tiempo me lo ha impedido... pronto.

Saludos Bró, SUERTE!

SUAVE CARICIA dijo...

tu blog es como tu?, esquivo, deje un inmenso comentario y no se publico, pucha haber todo de nuevo
lei el 3r capitulo y me quedo esperando el 4to, o el final depende de tu inspiracion
lo hare por parte por si se borra

SUAVE CARICIA dijo...

haber vengo llena de cosas me ayudas a bajar todo y despues de ordenar te cuento, haber uno, gracias por disipar las dudas, ahora lo lei de nuevo y entendi, y me rei..jajaja
oka entendi tambien edel nombre de tu blog,
sabes ago, me alegró que fueras o sea que yo me enteraras que fuiste a verme, me tenia preocupada tu ausencia, es que pense que los comentarios que habia dejado los tomaste a mal, como acoso, y me dio lata, tu ausencia, me pase rollos no mas, ya que no fue asi, recuerda que te quiero por eso me preocupo...jajaja en buena..jajaja

SUAVE CARICIA dijo...

que mas era, aaa
las humitas es una comida, que se hace con choclo molido y cebolla frita, es una pasta que despues de unirlas se pone en hojas de choclos, una sobre peusta de la otra, y se doblan las hojas y se amarran al medio, luego se hierven en agua caliente por un rato hasta que el choclo este cocido y se comen, se llaman humitas, por la forma, de corbatita, de humita ese corbatin pequeñito que se usa en los esmokin

SUAVE CARICIA dijo...

me acorde de lo otro, no te borre de los link, es que yo con suerte chateo y escribo en mi blog, se rie mi amigo luis que en mi blog esta mas arriba, bueno no estas porque, el otro dia desaparecio mi blog, y la unica forma de arreglarlo fue que usara la plantilla de mi otro blog, uno que no uso, asi pude arregalr mi blog, esa no tiene direcciones
asi que luis, me mando su plantilla pero en esa salen sus amigos, asi que yo debo borrar sus amigos y poner los mios, un dia l hice y me salio, y cuando agregue los otros, tenia a todos aprete guardar cambios y la pantalla desaparecio
asi que ahora me ha dado lata volver hacerlo, pero de esos jajajja, no me lo vas a creer eres el unico que me incomodaba que no estubiera, porque debi9a ir a lo que escribi para navidad para encontrarte.
ya ahora espero que entiendas
y

SUAVE CARICIA dijo...

viste de nuevo no se publico
ufffffffff
que hable, que escribi, ya ahora me voy, llegando a mi blog, te agrego..oka

cuidese
un beso
que tenga una buena tarde,
un buen fin de semana
dejo suaves caricias
y no me deje s tanto sola
por ultimo saluda no mas oka
ya besitos

SUAVE CARICIA dijo...

tal vez estoy aqui
tal vez ya me fui
tal vez te senti
y eso me hizo huir

mas que explicaciones, quise dejarte otra cosa y salio esto
besitos
ademas
dejo suaves caricias
cuidese
que tenga un buen fin semana
y un hermosa tarde
ahora si
besitos
no me dejes tanto tiempo sola sin saber de ti, viste que me preocupo