jueves, abril 24, 2008

Cuidado con las chapas

.


.

.

.

Voy caminando tranquilamente por la calle, observando la parte trasera de los pantalones que usan algunas mujeres –la ropa y sus curiosas formas siempre han llamado mi atención-, cuando de pronto, me topo con un singular sujeto que porta una chapa guindada en su chaqueta, a la altura del corazón. La chapa tiene un fondo blanco, y en letras rojas lleva inscrita la siguiente frase: “¿Quiere perder peso? Pregúnteme cómo”. Dejándome llevar por el fisgoneo, me le acerco al personaje y leo en voz alta el mencionado texto, luego, con cara de agente tributario demando su atención y le digo: “A ver, explíqueme cómo”. El muy granuja saca una pistola y me responde: “Comience por entregarme el celular, la cartera, el reloj, el anillo y la cadena”.

El método es un tanto agresivo, pero no puedo negar que en escasos minutos, perdí aproximadamente unos novecientos gramos. Como podrán inferir, la curiosidad muchas veces, te puede hacer perder peso, así que ya lo saben… ¡Ah!, y cuidado con las chapas.




5 comentarios:

Zololkis dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Antonio Zapata dijo...

Excelente blog... Escritos que salen de las galimatías que se estrellan contra las retinas de muchos a cada instante por este medio. He leído una mayoría de los escritos por aquí, bastante amigables y jocosos en su mayoría, personalidad e inteligencia. ¡Felicitaciones! Pasearé frecuentemente. ¡Mala situación con la chapas! Advertido...

Zz dijo...

55555

Qué cómico, Lémur!!!

Pero debo decirte que saliste en góndola, porque si hubiese sido realmente un vendedor de batidos para rebajar, aún estuvieras calándote tu muerto por curioso!!!

Beso!

Z.-

Lémur dijo...

Gracias Antonio, recibe un saludo del Lémur y, bienvenido...

Sí Zz, esos son más peligrosos ya que no cesan hasta atiborrarte de merengadas y, agua, mucha agua para que no te de hambre...

Freddy dijo...

Lèmur;

Muy còmica la lectura de los tres post que tomè. Justo lo que necesitaba a la hora de dormir. Seguirè de cerca lo que escribes... Suerte!