domingo, julio 23, 2006



Buscando opciones


Ante el déficit fiscal que estoy atravesando, la falta de liquidez y el descuadre que tengo entre el “DEBE” el “HABER” y el “CAPITAL” Decidí buscar nuevas fuentes de ingresos.

Se me han ocurrido unas cuantas ideas, pero aun no decido cual emprender. Todas me parecen innovadoras, originales, prácticas, fáciles y con un bajo riesgo de inversión.

A continuación una lista de opciones, sólo espero que nadie se me adelante:


Cuidador de Tragos:

¿Por qué estresarse cuando están en la “Disco” o en algún local nocturno y desean pararse e ir a bailar? ¿Qué hacer con lo tragos? ¿Y si nos echan burundanga?
¡Basta! Cero estrés, a divertirse sin preocupaciones que aquí esta su “Cuidador de Tragos” Confiabilidad, seriedad y seguridad.
También tenemos servicio a domicilio, cuídese del tío impertinente o del borrachín de su compadre que después de dos tragos, les da por “robarse” el de los demás. Nuestro lema: “Más vale trago en mano, a que te lo quiten volando”


Soplador de Empanadas:

Que horrible quemarse el cielo de la boca con una porción de queso derretido, de carne molida hirviendo o un poco de carne desmechada caliente ¿Le ha pasado, verdad?.
Pero ¡No más! De ahora en adelante usted cuenta con el “Servicio de Soplado de Empanadas” Higiene y comodidad. Le soplamos la empanada mientras usted conversa, lee la prensa o se toma el cafecito.
Por una mínima diferencia, le soplamos el café también. Nuestro lema: “Cuidamos la entrada al cielo... De su boca”

Mata viejas:

No se asuste, no es un asunto de “Sicariato” más bien de “Vicariato” es decir, hacer las veces o tener el poder y facultades de otra persona, sustituirla pues.
Imagine el siguiente caso: Usted solicita un crédito en un banco, la persona encargada de gestionarlo es una mujer de unos 62 años, de los cuales, 32 los ha pasado en el banco, es la “Gerente de Créditos” razón por la cual ostenta el poder y facultad de ser quien los aprueba o no. Desde el momento de la entrevista, la “funcionario” en cuestión quedo prendada de usted.
Pasa los trámites de formalización de la solicitud y la entrega de recaudos, pero la “vieja” quiere algo más. Un último requisito, sus favores carnales. Esto es indispensable y determinante para la obtención del tan ansiado préstamo.
¿Usted que hace? Pues, llama a su “Mata Viejas” de confianza. Fije la cita, escoja el hotel, llévela a la habitación, pídale que se recueste, apague la luz y deje que el “Mata viejas” haga su trabajo. Eficacia y compromiso; nuestro lema: “Alguien tiene que hacer el trabajo sucio...”

La lista pudiera continuar, se escuchan sugerencias...

2 comentarios:

Lemur dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Marian dijo...

Lo del cuidador de tragos puede ser... aunque tendrías que hacerte pana de los clientes :P!

De resto, no como empanadas y lo de la vieja....jajajaja nada que ver!

Un saludo! :)